25 diciembre 2013

Autorretrato de un joven capitalista español

"Autorretrato de un joven capitalista español"  de Alberto San Juan es un monólogo de dos horas por un actor español no tan joven (nació en 1968, nos dice) y no tan capitalista — pero sí un explotador involuntario y avergonzado. Con pocos pero efectivos recursos teatrales (imitación de las voces de Franco y del rey "Juancar", momentos de frenético baile y otra gestualidad), es una emocionada confesión y conferencia, un lamento y una denuncia:

Denuncia de las manipulaciones y traiciones a los movimientos populares por sus líderes — Felipe González y Santiago Carrillo entre otros — que han permitido que las más rancias explotadores de siempre, la banca y las grandes empresas y dueños de todos los recursos, se presenten como protectores de la democracia y el bienestar;

Lamento por no ser más que cómplice del expolio, un cliente más de los bancos y las empresas internacionales que producen el hambre y la ignorancia en el mundo. Y lo es y lo ha sido, admite, por miedo e ignorancia.

Contra la ignorancia, nos ofrece largas citas de sus lecturas sobre tales cosas como la financiación del refundado PSOE, la subversión de la "revolución de los claveles" en Portugal, sin llegar a los notorios escándalos de corrupción de nuestros días. Contra el miedo, atreve presentar esta denuncia directa y clara.

La noche que lo vimos, lunes 23.12.2013, el Teatro del Barrio (Lavapies) estaba totalmente lleno de un público que entendía tanto las decepciones como las esperanzas de que hablaba. A veces nos reíamos, a veces aplaudíamos. Y cuando recordó la emoción de la "revolución de los claveles" con la canción Grândola, Vila Morena muchos cantaron con él.

Gracias, compañeros de Carboneras (una pequeña villa roja en Andalucía), por llamarnos la atención a esta denuncia con arte y humor.


► 2:52► 2:52
www.youtube.com/watch?v=z_H1pYcI_l0
20/2/2007 - Subido por markiniztarra
Revolución de los claveles, Portugal, 25 de abril de 1974. ... interrumpen al primer ministro ...

    22 noviembre 2013

    Un desorden de novela

    El desorden de tu nombreEl desorden de tu nombre by Juan José Millás
    My rating: 2 of 5 stars

    Novela de enredos sobre un editor que se fantasea como escritor mientras su ficción se produce en la realidad. Desafortunadamente, la mordaz ironía y el buen ojo por lo absurdo que hacen tan entretenidos los comentarios de Millás y sus notas sobre fotos en el diario El País no bastan para una narrativa más larga, donde el lector tiene derecho a esperar alguna coherencia.

    El editor protagonista, Julio Orgaz, sufre (goza) múltiples neurosis, sexuales, profesionales y auditivas — se imagina que los vecinos y hasta su canario cantan El Internacional, como mofándose de él por haber abandonado los valores de su juventud. Pero su mayor y más absurda delusión es que, aun sin haber escrito un solo libro, es en realidad mejor autor de ficción que nunguno de los autores que su editorial ha publicado. Cuestionado sobre esta convicción por su psicoanalista, Orgaz contesta: «Ser escritor es una custión de temperamento; el escritor más puro es el que no escribe una sola linea en toda su vida : es preferible no darse la oportunidad de fracasar en aquello que más se juega uno.»

    Pero sí fantasea con ideas para novelas, incluyendo una que titulará "El desorden de tu nombre", y cuyo argumento es un enredo adultero con final violento que le está pasando en la realidad, aunque él ni se da cuenta.

    View all my reviews

    28 octubre 2013

    Mitos hechos realidad

    El beso de la sirenaEl beso de la sirena by Andrea Camilleri
    My rating: 3 of 5 stars

    Esta simpatiquísima fábula se rie con complicidad del autor para con la ingenuidad e inocencia de los campesinos sicilianos, tan crédulos que pueden hacer de sus fantasías realidad. El campesino Gnazio es tan inocente que ni siquiera entiende que es una sirena, hasta que se casa con una, o por lo menos con una joven que cree que eso es lo que ella es. Pero Maruzza Musumeci es sirena solamente por épocas, y Gnazio no duda en construirle unos enormes cisternas para cuando asume esa forma. En su vida como mujer, Maruzza le da cuatro hijos, dos varones y dos hembras, una de las cuales se cree también sirena, y talvez lo sea. La pareja de Gnazio y Maruzza sobrevive la llegada del automóvil, después el fascismo, la guerra mundial y el bombardeo de su pueblito Vigàta y la invasión por unos soldados estadounidenses. Ni Gnazio ni los lectores sabremos nunca si era verdad, lo de convertirse en sirena, pero debe ser cierto porque al final de una larga vida, Maruzza asume la ropa y talvez la vida de su abuela, otro ser mágico que recuerda más de mil años de historia. Y siguen repitiendo los mitos mas antiguos que Homero, tan eternos como las sirenas.

    View all my reviews

    26 septiembre 2013

    La extinción de otra luz


    Nos entristeció la noticia de la muerte de Kofi Awoonor en el asalto insensato del grupo Al Shabab al centro comercial de Nairobi. Estremecen todas las noticias de ataques terroristas, las muertes repentinas de personas que tenían vidas y aspiraciones y, en la mayoría de los casos, otras personas queridas, víctimas de una guerra por un ideal abstracto y fantasioso que ni los mismos guerreros comprenden. Pero estamos tan acostumbrados a leer sobre tales horrores que casi dejamos de reaccionar, hasta cuando nos toca la muerte de un ser con quien podemos identificarnos, un hombre como Kofi Awoonor que tanto a contribuido para el mejor entendimiento entre los pueblos.

    La foto, tomada hace un par de días, viene del obituario en The Guardian

    Ghana Web y muchos otros sitios ofrecen más información sobre este poeta, novelista y guionista y su importancia para todos nosotros.

    01 agosto 2013

    Baltasar Lotroyo: Relatos y poemas

    Se podría decir que el turpial es mi otro yo
    Un regalo de cumpleaños — mi cumpleaños número 50. Algunos de estos relatos han sido publicados anteriormente; esta es la primera vez que los junto en una colección.

    Baltasar Lotroyo: Relatos y poemas

    30 julio 2013

    La Jornada: ¡Fuera Wal-Mart de Teotihuacán!

    Y nosotros nos quejamos de pelotazos aquí en España — lo que Sheldon Adelson se propone hacer a Madrid, ya Walmart ha hecho en una de las más grandes joyas antiguas del planeta.

    La Jornada: ¡Fuera Wal-Mart de Teotihuacán!

    27 julio 2013

    La pesadilla de creer ser el culpable - ileon.com

    En torno a la terrible desgracia ferroviaria en Santiago, una reflexión filosófica-psicológica que nos da para pensar.

    La pesadilla de creer ser el culpable - ileon.com

    "el ser humano no puede vivir tranquilo sin encontrar un culpable, le da demasiado vértigo no encontrar explicación a las cosas" dice el psicólogo Miguel Ángel Cueto.

    Todo ese horror en Santiago (ya son 80 los muertos, y 30 personas más en estado grave) puede haberse debido a un descuido del maquinista — o no. Pero aún si la investigación muestra que no, que hubo un conjunto de defectos de la máquina, la vía, etc., vamos a querer encontrar a alguien para echarle una culpa que posiblemente se debería repartir entre mucha gente o a todo un sistema.

    Digo yo, que no soy psicólogo, pero he visto muchos casos de castigos apresurados de inocentes.

    26 julio 2013

    Regalos de cumple: Orquesta Juvenil Simón Bolívar de Venezuela

    Orquesta Juvenil Simón Bolívar de Venezuela - BBC Proms 2007 - YouTube

    Un magnífico regalo de cumpleaños de una gran amiga, Susana R. ¡Qué emocianante ver a estos jóvenes músicos tan profesionales y tan entusiastas y atléticos! Muchísimas gracias, compañera, y un abrazo virtual.

    Y este otro, de María Luisa:
    Sombrero colombiano (que también sirve en Venezuela)



    Me lo voy a poner esta tarde para la fiesta de cumple.

    Muchísimas gracias a ellas y a todas las demás personas que me han enviado felicitaciones, besos y abrazos para mi 50 cumpleaños.

    25 julio 2013

    Tu cuerpo para el mercado

    Ojos redondos en China

    Nuestro amigo César Chelala nos ha mandado un artículo suyo sobre la alarmante frecuencia de los partos por cesárea en China — y también en algunos otros países, como Brasil. Nos hace pensar en otro ejemplo de cirugía voluntaria en China, de jóvenes que buscan la cirugía estética para hacerse más "atractivos",  o sea más vendibles, en el mercado de empleos o del sexo, especialmente para tener ojos "redondos" y narices que se conforman más a la imágen de belleza del Occidente.




    Mujer paulang, Tailandia





     La automutilación, los autoestiramientos y otras reformas voluntarias del cuerpo son tan antiguos como la civilización, ya sea por el prestigio, la belleza, la autoestima o el sacrificio a algún dios.





    Otra idea de belleza









    Y continuan en nuestras sociedades modernas, por los mismos motivos quizás (¿belleza? ¿autoestima? ¿masoquismo? ¿pero quién sabe porque 
    este hombre se hizo esto?)










    Pero el capitalismo introduce otro motivo, muy potente : el de hacer nuestros cuerpos, ya considerados como mercancía, más vendibles.


    El 24/07/13 23:09, CCHELALA@aol.com escribió:

    21 julio 2013

    Personas virtuales

    Como todo (sud) americano descubre a cruzar el charco, los españoles hablan un español muy raro. Por ejemplo, yo, que vengo del continente que inventó el sabroso tubérculo, estaba muy sorprendido de oír la papa llamada "patata",  y la V de Vaca o V corta "uve". Para no hablar de "vosotros" que nosotros ni sabemos conjugar. Y lo más curioso: cuando el dueño de un negocio te dice, con énfasis, que es una "persona física", como si hubiera alguna duda de su materialidad.

    Yo, en cambio, para la Agencia Tributaria o cualquier otro propósito, no soy una persona física, sino virtual. Existo solamente en tu imaginación. O sea, parafraseando Descartes, Tú piensas, ergo existo. Tengo la misma realidad que tiene, por ejemplo, Batman, o James Bond, o los otros seres impalpables pero reales en la imaginación de sus creyentes que abundan en todas las religiones.

    Y como persona no física que soy, quiero enviar un caluroso saludo a otro como yo, don Carlos Rispais Huete, que según Juan José Millás, que lo ha inventado, está sintiendo muy solo porque nadie le escribe.  

    Variedades del castellano

    Relatos íntimos : Leila Guerriero

    La periodista y editora Leila Guerriero
    Nos han encantado los cinco relatos de Leila Guerriero publicados en El País esta semana pasada. Son cinco estudios de problemas de pareja, ante la imposibilidad de reconciliar las idiosincracias de las dos partes.  Las discrepancias pueden ser de edad, o de cultura (hay un relato muy lindo sobre un escritor casado con una mujer que apenas conoce literatura ni le gusta, pero que le resuelve otros problemas), de situación (por ejemplo, cada parte de la pareja estando casada con otra persona), o de como se ha desarrollado la personalidad de cada uno. Aquí hay uno que nos parecía especialmente perspicaz sobre el difícil equilibrio de dos orgullos, en este caso, de una pareja gai:

    Una grieta pequeña, pequeña | Cultura | EL PAÍS

    Además de cuentista, esta escritora argentina es editora y periodista. A lo mejor querrás leer algunos de los perfiles en su nueva colección de artículos sobre escritores, artistas y otros creadores de la cultura, Plano Americano. O a lo mejor te contentarás con esta muestra de imaginación y observación en los cinco cuentos de la semana pasada. Te los recomiendo.

    12 mayo 2013

    Locura de amor, muerte, y letras

    Los enamoramientosLos enamoramientos by Javier Marías
    My rating: 3 of 5 stars

    Más que novela, es un ensayo sobre la muerte, el asesinato, y el enamoramiento, tres temas aquí enhebrados con una narrativa de misterio. Javier Marías tapa su voz irónica y mordaz con otra, más ingenua y tolerante, la de su narradora María Dolz, una soltera todavía joven y atractiva que trabaja en una editorial literaria, lo que da al autor oportunidades para caricaturas deliciosas de autores con exagerada autoestima.

    Durante semanas o meses, ella observa a una pareja aparentemente muy enamorados, hasta que un día él es repentina e inexplicablemente asesinado, de manera extremadamente brutal. Y entonces María Dolz, tras conocer a la viuda inconsolable, se enamora de un amigo de la pareja que a su vez está locamente enamorado de la nueva viuda. Y, tras muchas páginas de ese enamoramiento,descubre casi por casualidad el cómo y el porqué del asesinato.

    Eso no me lo creo, pero lo absurdo del complot revelado poco importa: la trama ha servido de apoyatura para reflexiones (de Marías a través de María) muy ricas sobre el enamoramiento, esa locura que no conoce razones y puede herir a sus víctimas, y también sobre la muerte y el duelo, y la autojustificación de un asesino. Ofrece también interesantes observaciones sobre la literatura, especialmente en novelas de Balzac, El coronel Chabert, y Dumas, en Los tres mosqueteros, para introducir sus visiones de estos tres temas — la muerte, el asesinato y "los vestigios del enamoramiento". Como dice María Dolz, "éstos jamás terminan de golpe, ni se convierten instantáneamente en odio, desprecio, vergüenza o mero estupor, hay una larga travesía hasta llegar a esos sentimientos sustitutorios posibles…"

    Y aunque ella finalmente hace esa travesía, termina diciendo,
    "Tampoco quiero ser como los malditos libros entre los que me paso la vida, cuyo tiempo se está quieto y acecha cerrado siempre, pidiendo que se lo destape para transcurrir de nuevo y relatar una vez más su vieja historia repetida."

    View all my reviews View all my reviews

    08 mayo 2013

    “Menos es más” : microrrelatos en Carboneras


    El jueves 2 de mayo, la escritora argentino-española Clara Obligado, invitada por el Club de Lectura y el Ayuntamiento de Carboneras, estimuló la creatividad de los vecinos de Carboneras con un taller de microrrelatos y una charla sobre la creación literaria. La autora de novelas como Si un hombre vivo te hace llorar (Editorial Planeta) y Salsa (Editorial Plaza y Janés),  Obligado es también profesora de ficción on-line y en persona en Madrid, y ha editado dos colecciones de microrrelatos, Por favor, sea breve y Por favor, sea breve 2 (Editorial Páginas de Espuma).
    Un “microrrelato” es un minitexto de ficción que busca sorprender e intrigar al lector con poquísimas palabras, como en el famosísimo cuento de Augusto Monterroso, “El dinosaurio”, que dice en su totalidad: 

    “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.”

    En el taller en la Biblioteca de Carboneras, con más de una docena de partícipes, leímos varios otros ejemplos por autores incluyendo a Jorge Luis Borges, Andrés Neuman, Luisa Valenzuela y otros, recopilados por Obligado en los libros mencionados. Entonces los partícipes del taller leyeron los textos que ellos mismos habían preparado para la crítica a la vez severa y cariñosa de nuestra invitada. Casi siempre ella encontraba que sobraban palabras, porque “Menos es más”, como insistía. Y en efecto, quitando adjetivos innecesarios y otras florituras, los textos se quedaron mucho más interesantes.
     Entonces por la tarde, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Carboneras, después de una presentación por Marga Cancela, escritora y discípula de Clara Obligado, nuestra invitada habló sobre su más reciente obra de ficción, El libro de los viajes equivocados, de su experiencia como exiliada de la dictadura argentina de 1976-1983, y la escena literaria en España y Argentina, y contestó preguntas del público. 

    — Fidedigna Fuentes

    28 abril 2013

    Eros, justicia e historia del III Reich

    El lectorEl lector por Bernhard Schlink
    My rating: 5 of 5 stars

    Un alemán nacido casi al final de la Segunda Guerra Mundial y criado en la República Federal, choca con el pasado nazi de una manera tan directa e íntima que le socava su fe en la justicia institucional y le hace dudar de todas sus propias relaciones y capacidad para juzgar. Cuando ya es un joven adulto y estudiante de derecho, reencuentra a la mujer, 20 años mayor que él, con que había tenido su primer y único gran amor a los 15 años, de una manera que le provoca náusea. Ella, Hanna Schmitz, es ahora rea en un proceso por haber sido guardiana de un campo de concentración de la SS, acusada de las muertes de muchas mujeres prisioneras. ¿Cómo es realmente esa persona que él amó? ¿Fue la más cruel de las guardianas, como las otras acusadas pretenden, o solo una más? ¿O quizás la más misericordiosa, en unas complicadas y cruelísimas circunstancias? En el juicio, Hanna confiesa a todo de lo que se le acusa, incluyendo ser la autora de un parte que la incrimina — pero Michael, observando el juicio como estudiante, sabe que que no puede ser cierto, y que Hanna Schmitz tendrá otro motivo secreto, pero vergonzoso sóla para ella, por no defenderse.
    Es una historia triste y sutil, que nos hace reparar en la imposibilidad para una generación entender o culpar a otra, pero también la imposibilidad de separarnos de esa historia. En un momento Michael, ya convertido en historiador del derecho, reflexiona así sobre toda esta experiencia (p. 170):
    No es cierto, como pueden pensar quizá los que ven el asunto desde fuera, que ante el pasado tengamos que limitarnos a observar, sin participar, como hacemos en el presente. Ser historiador significa tender puentes entre el pasado y el presente, observar ambas orillas y tomar parte activa en ambas. Una de mis áreas de investigación era el Derecho en la época del Tercer Reich, y ahí se aprecia con especial claridad cómo el pasado y el presente se funden en una sola realidad vital. Ahí, la manera de huir no consiste en buscarle vueltas al pasado, sino justamente en concentrarse sólo en un presente y un futuro ciegos a la herencia del pasado, de la que estamos empapados y con la que tenemos que vivir.

    View all my reviews

    27 marzo 2013

    El infinito en la palma de la manoEl infinito en la palma de la mano by Gioconda Belli
    My rating: 3 of 5 stars

    Esta simpática fábula sobre el hombre y la mujer, y como descubren sus propios cuerpos y el del otro, es una creativa y deliberada confusión de varias historias antiguas con giros modernos. Además de la atracción física entre estos dos seres, los mitos aquí entretejidos examinan la invención de el bien y el mal. La historia más conocida y que da forma al libro es la de Adán y Eva en Génesis, su morada en el Jardín de Edén y luego su expulsión y lo que siguió, con una novedosa interpretación del fratricidio original: Caín mata a Abel por celos, para quedarse con su hermana gemela. Así que Belli combina la versión bíblica con otras, iguales de antiguas, pero excluidas de la Biblia que conocemos, y otras invenciones propias. En esta pequeña novela el creador se llama Elokim, e inventa universos sólo para distraerse y luego olvidarlos. Como es el creador de todo, es el ser más solitario que se puede imaginar, y tan complicado que ha creado una Serpiente para hacerle compañía (como hace Eva para Adán) y para llevarle la contraria, en un juego oscuro que la misma Serpiente no pretende entender.

    La serpiente es el personaje mejor desarrollado y más interesante en este pequeño universo que ha creado Gioconda, en su disfraz de Elokim. Y sus diálogos con Eva son los momentos más divertidos, cuando ella, la Serpiente, le explica a ella, la mujer, que todo lo bien y lo mal lo tendrán que crear y definir ella y Adán y sus descendientes, porque no hay nadie más — Elokim ya no está y no se espera.

    View all my reviews

    18 marzo 2013

    Venezuela y yo

    La enorme convulsión en las calles de Caracas y en toda Venezuela por la muerte de Hugo Chávez, provocó a Mario Vargas Llosa a escribir esto en El País (10 de marzo): La muerte del caudillo.

    Encontré  este comentario tan ofensivo y tan falto del raciocinio frío de que él se aprecia, que me sentí obligado a responder. Debería haber enviado la carta al director del periódico ese mismo domingo, pero me costó horrores comprimir ideas complejas dentro del límite de 200 palabras y total, no pude enviarla hasta dos días más tarde, cuando ya había ocurrido "Habemus papam" y parece que para la redacción de ese diario, ya había pasado el momento.

    Aquí va la carta que me costó tanto trabajo, y luego una pequeña explicación.

    CartasDirector@elpais.es
    Mario Vargas Llosa se equivoca cuando dice, "No hay que dejarse impresionar demasiado por las muchedumbres llorosas que velan los restos de Hugo Chávez". Sí, debemos impresionarnos y tomarlas en serio, porque si no, no entenderemos nada de los movimientos sociales que sacuden ese continente y otros. Son muchedumbres que vienen de todas las regiones y colores del país, de gente urbana y rural, muchos pero no todos de origen humilde. Lo que los une es que antes se sentían excluidos y humillados, y ahora dignos y partícipes en un movimiento para transformar el país. 

    Nadie puede hablar por todos ellos, pero deben haber muy pocos motivados por lo que Vargas Llosa llama el "miedo a la libertad". Más bien lo contrario. Conversamos con activistas comunales en una reciente visita al famoso barrio caraqueño "23 de Enero", foco de resistencia a gobiernos autoritarios desde su fundación en los años 50 del siglo pasado. Tenían sus propias organizaciones autóctonas y de militancia muy anterior al chavismo. Pero siempre que fuese necesario se movilizarían para defender ese gobierno, que les había dado la oportunidad de realizar aspiraciones comunitarias que ellos y sus padres y abuelos habían defendido siempre. Es decir, la libertad.

    Geoffrey Fox
    Carboneras (Almería)
    Author, The Land and People of Venezuela, Hispanic Nation and other books

    En esta carta mi intención no era defender al comandante/presidente ni todas las actuaciones de su gobierno. No soy hincha incondicional de Hugo Chávez; comparto el análisis y las críticas que en esa misma página de opinión de El País escribió Carlos D. Mesa Gisbert, el 12 de marzo: La América Latina de Chávez. El suyo ha sido un gobierno de grandes logros pero también muchas fallas, y su carácter democrático sufrió mucho por la arrolladora personalidad del jefe y sus repetidas violaciones de las garantías de disidencia que él mismo había establecido en la constitución.

    Sin embargo, no podía soportar el arrogante menosprecio que muestra Vargas Llosa de todo un pueblo, máximo un pueblo con que tengo lazos especialmente íntimos. Yo vivía y trabajaba con los pobladores de los barrios de chabolas ("ranchos" decíamos allí) de Caracas, y he compartido — como dice mi carta — con otros activistas en lo que es quizás el barrio más conflictivo, el "23 de Enero". Siento y comprendo sus anhelos, sus aspiraciones, y sus profundas razones por rechazar las ideas y formas de los llamados "burgueses" (o términos mucho más despectivos), que habían desgobernado el país durante décadas y aspiran restaurar su sistema de privilegios.

    Tengo a Venezuela tan metida en el corazón que hasta se me creció otra personalidad, un otro yo venezolano, que ha adoptado el nombre Baltasar Lotroyo, y que comparte conmigo la manutención de este blog. En una próxima entrega, espero contar algo más sobre la biografía de Balta y su relación conmigo. Por su parte, él ya ha escrito sus reflexiones sobre su relación conmigo. Las podéis leer en la web de Baltasar Lotroyo, en su poema Compañero de cuerpo.

    29 enero 2013

    Insensibilidad ante un horror

    La ofensa La ofensa by Ricardo Menéndez Salmón
    My rating: 4 of 5 stars

    El joven Kurt Crüwell, un hombre dulce y de excepcional habilidad manual, ambiciona nada más grande que heredar la sastrería de su papá en la pequeña y tranquila ciudad alemana de Bielefeld y casarse con su humilde y cariñosa novia, la mecanógrafa Rachel Pinkus. Pero el 1º de septiembre de 1939, "día en que Kurt celebrabra su vigésimo cuarto cumpleaños, un compatriota suyo apellidado Hitler ordenaba a su ejército adentrarse en el corredor de Danzig", y estalla la Segunda Guerra Mundial. Y Kurt está reclutado por el Wehrmacht sin entender bien por qué ni para qué, y enviado a Francia como edecán y chofer de moto del Hauptsturmführer Löwitz. Allí se entera que su novia, que es judía, ha desaparecido (adónde, ni se atreve a imaginar), y también pierde contacto con sus padres. Pero lo más terrible es lo que presencia al lado del Hauptstürmfuhrer, que en represalia por un acto de la resistencia francesa, hace quemar una iglesia con todo el pueblo adentro. En ese momento, Kurt se desmaya y pierde toda sensibilidad.

    Exactamente cuáles son sus síntomas no está claro. Un médico y una enfermera franceses lo cuidan, junto con otros soldados lisiados alemanes, en un pequeño hospital en Bretaña, hasta que ocurra otra atrocidad, esta vez por la Resistencia francesa que vuela el hospital y mata a los pacientes alemanes. Pero Kurt se escapa y, con la enfermera, se hace una vida nueva en Inglaterra, haciendo creer que es francés.

    El final del libro — un encuentro posguerra con unos nazis en Londres, incluyendo al ex-Hauptsturmführer Löwitz — deja muchas dudas. Algo muy grande ocurre en la vida de Kurt, pero ¿qué? El autor nos deja con la ambigüedad. Pero para mí, esa no-resolución no representaba un gran problema, porque el mérito del libro es hacernos reparar cómo gente tan normal y tan buena como el sastre puede ser llevada a participar, si sólo como testigos, de los más grandes horrores. Tan grandes que a uno le hacen perder toda sensación, de amor u odio o simple placer, porque la vida misma se hace insoportable.

    View all my reviews

    Seguidores

    Archivo del blog