20 abril 2007

Para el próximo taller de teatro

Muchas gracias a todos que participasteis el miércoles y especialmente a los que trajeron escenas -- aunque nos dio tiempo sólo para trabajar un poco con una de ellas. Para el próximo miércoles 25, si tienes una escena para proponer, por favor trae copias para todos (15). María José en la biblioteca ha ofrecido hacer las copias. No la trabajaremos ese mismo día, sino que las llevaremos a nuestras casas para tener oportunidad de leerlas.

No tienes que escribir una escena original; a menos que te sientas muy cómodo escribiendo teatro -- que es muy diferente que escribir un poema o un cuento -- sería mejor que buscaras una escena en una obra publicada, de no más de cinco o diez minutos (uno o dos folios) con dos personajes. La usaremos para practicar la voz, los gestos y toda la interpretación, y también para tener mejor idea de qué obra, o qué tipo de obra, querremos montar. Incluiremos las escenas ya escritas por Alba y Flavia (por favor, traed 15 copias). Entonces en la reunión de la otra semana (2 de junio) escogeremos alguna(s) para trabajar.

Este miércoles 25 de abril, vamos a trabajar con la última escena de "La casa de Bernarda Alba" de Federico García Lorca (Juana traerá copias para todo el mundo) y con el "Prólogo" (el monólogo de "El Autor") de "La zapatera prodigiosa", también de García Lorca (yo traeré las copias). Si queréis prepararos, estos textos están en la biblioteca. Yo también propondré algunos textos que podemos considerar para presentar como teatro leído. Algunas que me parecen ser candidatos interesantes incluyen: Esquilo, Los persas; Chéjov, Tío Vania; Camus, Calígula. Son obras que han deleitado públicos muy diversos (en el caso de Esquilo, por miles de años), y que ofrecen muchas oportunidades para discusión e interpretación. También me parece muy interesante Ibsen, Un enemigo del pueblo, recién producido en Madrid y en Barcelona, pero hasta ahora no he encontrado una copia del texto en español. Si tienes otra propuesta, por favor, ofrécela.

Fuera del taller del día 18, algunos montaron su propia comedia de enredos: por una interpretación equivocada de un mensaje de texto recibido en algún móvil, creían que yo había cancelado el taller por enfermedad y entonces faltaron -- incluyendo por lo menos una persona que tenía un trabajo preparado. (En realidad, la persona enferma era otra, y yo no tenía nada que ver con el mensaje.) Para el futuro: Si por algún imprevisto yo en algún momento quiero cancelar un taller, haré todo esfuerzo por comunicároslo a todos, y no a uno sólo, y dejaré dicho con María José o Maricarmen en la biblioteca.

No hay comentarios:

Seguidores

Archivo del blog