31 marzo 2015

Lamento por unas oportunidades perdidas

Todos Se VanTodos Se Van by Wendy Guerra
My rating: 3 of 5 stars

Una visión triste de la vida en Cuba entre 1976, cuando la niña de 6 añitos Nieve Guerra empieza su diario, y 1990, cuando todos sus amigos o conocidos que sueñan con una oportunidad en la vida se van — a Miami, o México, o Europa. El diario de Nieve ofrece vistazos de algunas figuras históricas — Wifredo Lam ("un pintor que es famoso en el mundo entero, un viejito medio chino"), Carlos Varela, Silvio Rodríguez, Gonzalo Rubalcaba, Carilda Oliver Labra, Frank Emilio, Fidel Castro,— pero el mayor interés de la novela está en los personajes tipos: El padre brutal que hace gala de su compromiso revolucionario hasta unirse a la ocupación de la embajada de Perú (1980) para huir al país enemigo; la madre comunista y frustrada que no ve salida del decaimiento de la revolución; la compañera de la escuela de arte, nieta de un famoso escritor exiliado, castigada cuando la descubren con un libro de él; el teniente prepotente en el Concentrado Militar, donde las niñas tienen que aprender a defender la patria con fusil; y artistas varios, los que se atreven a criticar los abusos y las faltas del sistema y ven sus obras borradas y suprimidas, y otros que usan su supuesto compromiso revolucionario para vender bien sus obras fuera de Cuba. Entre estos últimos, un hombre 10 años mayor que ella que se hace su amante, su profesor de sexo, y su dueño, hasta que él también se va — a Europa, pero sin cortar su lazo público con Cuba. Pero Nieve no se va, porque no tiene edad para ir sin permiso de su padre y el padre está en el exilio.
El lector tiene que aceptar que esta chica no solo ha podido mantener un diario desde su infancia hasta los 20 años, sino que también ha podido conservar todos esos cuadernos a pesar de las prohibiciones y castigos y mudanzas que ha sufrido. Yo no lo creo, pero lo acepto como recurso para presentar tantas experiencias. Todo el libro parece ser, no un rechazo de los ideales de la revolución, sino un lamento por verlas tan incumplidas, y el desplome repentino de un edificio en La Habana parece simbolizar lo pobre y corroido que está el país.

View all my reviews

10 febrero 2015

Pepe Mujica, "corazón de león"


… y pico de oro. Aquí ofrece una magnífica síntesis de una manera de ser, un ejemplo para todos nosotros.

una publicación de Rojo.

29 enero 2015

Como cambiar una parte del mundo

#Podemos: Deconstruyendo a Pablo Iglesias#Podemos: Deconstruyendo a Pablo Iglesias by John Müller
My rating: 5 of 5 stars

Ayuda mucho a entender este fenómeno, como un puñado de jovenes profesores, politólogos y economistas, han sabido usar los nuevos medios de comunicación y lo que aprendieron en América Latina de acercamiento con el pueblo, para poner en marcha este movimiento de masas que promete cambiar todo el mapa político de España — y con la ambición de cambiar Europa.

View all my reviews

27 enero 2015

La vida al minuto

El Rey de la HabanaEl Rey de la Habana by Pedro Juan Gutiérrez
My rating: 4 of 5 stars

La vida desastrosa de un chico habanero muy pobre, traumatizado a los 9 años y fugado de una cárcel de menores a los 16, sin ambición ni estudios ni concepto de futuro. Reynaldo, "Rey", se estila "El Rey de La Habana," siendo su bastón de mando, y su única baza, un falo de proporciones descomunales con dos "perlas" (municiones de acero sacadas de los rodamientos de bicicletas) insertados en el glande para enloquecer a las jineteras.

Después de varias aventuras con diversas mujeres, incluyendo a Sandra, un/una transvesti especialmente cariñoso/a, Rey se encuentra sin querer cerca de la playa de Varadero, zona restringido a los "yumas" (extranjeros) adinerados. Casi muerto de hambre, sin un centavo y casi desnudo, sigilosa y temerosamente se hace con la ropa deportiva dejada en la arena por algún turista despreocupado.
"Pero, ya se sabe, el hábito no hace el monje. A pesar de aquel vestuario distinguido y nuevo, Rey seguía pareciendo el mismo mulato muertodehambre, flaco, desnutrido, con la piel de brazos y piernas cubiertas de ampollas y forúnculos con pus por las picadas de mosquitos y jejenes, el pelo desgreñado y cochambroso, los ojos con legañas, y sobre todo, con aquel aire de susto y desamparo, temeroso de que le dieran una patada por el culo en cualquier momento."
Experimenta momentos de cariño, especialmente con Magda, una de las muchas mujeras que "templa", y se le presentan diversas oportunidades para cambiar y dar dirección a su vida — o para el hampa, o para un trabajo fijo, o para dejarse cuidar por una viuda que quiere mimarlo — pero Rey rehuye toda idea que implica cambio y no sea de satisfacer el apetito del momento.
"Hay quien vive al día. Rey vivía al minuto. Sólo el momento exacto en que respiraba. Aquello era decisivo para sobrevivir y al mismo tiempo lo incapacitaba para proyectarse positivamente."
Y, como tenía que ser, un día cuando tiene escasamente 17 años, le llega el último minuto, cuando se deja provocar a un acto de tremenda e insensata violencia que también terminará con su propia vida.

Muy duro, este relato. Es un caso extremo que nos puede dar una idea de un mundo más amplio, de la extrema dureza de la vida para mucha gente en la Cuba del "periodo especial" del fin de los 90. Otros cubanos, la mayoría, encontraban alguna manera — criminal o legal — de "resolver", pero no todos.

View all my reviews

05 diciembre 2014

Memoriosos y los sin memoria

El hombre que confundió a su mujer con un sombreroEl hombre que confundió a su mujer con un sombrero by Oliver Sacks
My rating: 5 of 5 stars

Qué placer leer a un neurólogo en la tradición del gran Aleksandr Luria, que ve no solamente los "déficits" de las personas con daños cerebrales, sino además busca comprender y hasta compartir los extraños mundos en que viven. Retrata a sus pacientes no como "casos" sino como personas, que a su manera (muchas veces muy extraña) luchan por afirmar su dignidad o simplemente por encontrar una paz huraña. Hará al lector reflexionar mucho sobre su propio cerebro y sus peculiaridades. Para mí, era especialmente intrigante lo que indica sobre la memoria, tanto en los casos de las personas que la han perdido como en los que recuerdan y reviven, como si fuera actualidad, incidentes y detalles de hace muchos años. Además de Luria, te hará querer releer "Funes el memorioso" de Jorge Luis Borges (citado muchas veces por Sacks).

View all my reviews

01 junio 2014

Para cambiar mundos




Fuente: oz.typewriter
Recomendamos la lectura de Babelia esta semana (sábado, 31 de mayo 2014), con el interrogante, "¿Libros para cambiar el mundo?", artículo principal "¿Qué puede el libro?" por Javier Rodríguez Marcos.  Pero, ¿realmente existe alguna duda? Por supuesto los libros pueden cambiar "el mundo" — eso lo han hecho desde antes de los rollos bíblicos, que formaron las maneras de pensar y de relacionarse no solamente de las sectas que lo produjeron sino de millones de otras personas hasta nuestros días. Y luego, Origin of the Species de Charles Darwin, Das Kapital de Karl Marx, y muchos otros cambiaron nuestro mundo . He aquí una lista confeccionada por la New York Public Library, 25 libros que cambiaron la historia.

Rollos del Mar Muerto
Claro, tales efectos son impredecibles y pueden tardar generaciones para notarse, de manera que el autor nunca llega a conocerlos. Pero yo pienso que todo escrito que explora cuestiones difíciles o experimenta en decir las cosas de otra manera, cambia los mundos de sus lectores, independientemente de su impacto posible en las estructuras políticas o económicas o sociales que definen el mundo compartido, o sea el medio en que todos vivimos.

No pretendo que mis palabras tengan tanta influencia como las de los autores de los rollos del Mar Muerto o los libros del Viejo Testamento, por lo menos durante mi vida. Pero arriba dejo una imagen de la que era my primera máquina para cambiar el mundo — Olympia portátil, marrón, cerca de 1959. Me sirvió por lo menos para cambiar algunas mentes, y eso no es poco.

Seguidores

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto

Author, 5 nonfiction books on Latin America; collection of short stories "Welcome to My Contri"; novel "A Gift for the Sultan"; other stories and articles