04 mayo 2012

Lorca : Remolacha y poesía

Las trece últimas horas en la vida de García Lorca : el informe que da respuesta a todas las incógnitas sobre la muerte del poeta : ¿quién ordenó su detención?, ¿por qué le ejecutaron?, ¿dónde está su cuerpo?Las trece últimas horas en la vida de García Lorca : el informe que da respuesta a todas las incógnitas sobre la muerte del poeta : ¿quién ordenó su detención?, ¿por qué le ejecutaron?, ¿dónde está su cuerpo? by Miguel Caballero Pérez
My rating: 2 of 5 stars

A Federico García Lorca lo mataron no por sus ideas políticas, ni por poeta, ni por homosexual, sino por rencillas familiares entre terratenientes y por haber ofendido a la Guardia Civil — o así sostiene Miguel Caballero, en esta detalladísima reconstrucción de los hechos. El autor se basa principalmente en un rastreo de periódicos de la época y otros registros para saber quién, cuándo y cómo actuó cada cual. Esa investigación le ha permitido desechar muchas versiones publicadas anteriormente por inverosímiles, incluyendo la versión de que el amigo de Lorca, Luis Rosales, lo había entregado a los esbirros. Al contrario, según Caballero la familia Rosales — en cuya casa Federico se había refugiado cuando temía por su vida — hizo todo lo que pudo para protegerlo.

Las investigaciones de Caballero ensanchan y profundizan la historia de este episodio, pero exagera en su empeño por mostrar que el poeta no fue mártir de la izquierda. Insiste que FGL "no era nada político" porque no militaba en ningún partido, y porque tenía amigos — incluyendo a los Rosales — de la Falange Española.

¿Y los manifiestos de denuncia que había firmado? ¿Y sus trabajos artísticos encargado por el Ministerio de Instrucción Pública de la República? No, esas cosas no eran "políticas" sino actividades "normales" para un intelectual en esos años. Pero esos poemas que tanto habían ofendido a la Guardia Civil — "El prendimiento de Antoñito 'El Camborio'" y otros, basados en atropellos reales — ¿esas denuncias en verso no eras políticas?

Caballero nos enseña otras razones no políticas, quizás más importantes en las mentes de los ejecutores, para eliminarlo. Primero, el ardiente resentimiento de las familias Roldán y Alba contra su familia — que les había ganado la mano en la competencia por la explotación de remolacha de azucar en la Vega de Granada. Ese resentimiento se puso aún más caldeado cuando FGL escribió La casa de Bernarda Alba, con los nombres reales de la familia Alba (salvo el cambio de Francisca por "Bernarda"). Miguel Caballero consigue desmontar muchos mitos sobre su muerte — una famosa llamada telefónica de Queipo de Llano que no pudo ser verdad, porque ese día la línea telefónica estaba cortada, etc. — y enriquece nuestro entendimiento de las complejas relaciones sociales y económicas que contribuyeron a tanta crueldad en la guerra civil.

Es cierto que los amigos del poeta incluían gente de derechas tanto como de izquierdas, pero Federico García Lorca era famoso por ser ferviente republicano y trabajó todo lo que pudo por denunciar lo que veía como injusticia. Rencillas familiares, envidias personales y hasta la explotación de la remolacha puede haber tenido mucho que ver con la urgencia el ensañamiento para matarlo. Pero al final, García Lorca sigue siendo mártir de los valores de la Republica y de la libertad de expresión.

View all my reviews

Seguidores

Archivo del blog