29 septiembre 2012

Pequeñísima obra sobre el universo

Acabamos de ver en Madrid la instalación Años Luz de Eugènia Balcells, con sus bellísimas imágenes del universo ("Frecuencias") y una película en que el astrónomo Marc Balcells explica cómo hemos llegado a saber lo que sabemos hasta ahora — del tamaño y la forma del universo, de qué ocurrió en el supuesto "big bang", cómo va expandiendo, y lo qué podemos esperar con los nuevos gigantescos telescopios y las naves que penetran cada vez más lejos de nuestra galaxia.

Y ahora encuentro un viejo cuaderno con este pequeño diálogo, que escribí en 2007 como ejercicio para un taller de teatro.

Son dos personajes, “1” y “2”, sentados uno al lado del otro y mirando al frente. Son dos puntos de vista, dos maneras de ver.

1   Es tan grande el universo.

2   ¿El universo?

1   Sí. ¡Tan grande!

2   Nn. Bueno, es todo lo que hay.

1   ¡Y nosotros! (casi llorando)

2   ¿Nosotros?

1   Tan pequeños. (Solloza) 

2   ¿Te parece?

1    Infinitesimales. Casi nada en esa inmensidad. ¡Y duramos tan poco!

2    Bueno, a mí no me parece.

1   ¿No? (sarcástico o sorprendido) 

2    Ese universo de que tú hablas, esos puntos de luz, los planetas y las estrellas. Y esas distancias entre ellas, tantos años luz, pues, y toda su historia.

1    ¿Sí?

2   No puede ser tan grande.

1   Pero tú mismo dijiste, es todo lo que hay.

2    Sí, efectivamente. Y todo eso me cabe en la cabeza.

1   (Duda un momento antes de contestar) ¡Gracioso! ¿Y qué dices sobre la brevedad de nuestras vidas, frente a la eternidad del universo?

2    Pues, para mí, el universo empezó poco después de yo nacer, cuando lo descubrí. Y dejará de existir el día que yo muera.

¿Fin?

No hay comentarios:

Seguidores

Archivo del blog