20 enero 2010

La balsa de piedra

Bueno, amigos, es verdad que os tenía un poco abandonados. Perdonadme, es que, como dice el poema de Nicanor Parra, "El premio Nóbel",
claro que ahora leo poco
no dispongo de mucho tiempo
pero caramba que he leído

por eso pido que me den
el Premio Nóbel de Lectura
a la brevedad imposible

Pero algo he leído últimamente, incluyendo esta graciosa y puntiaguda sátira: José Saramago, La balsa de piedra. Oslo recomiendo. Aquí en la costa del levante almeriense, mirando desde mi ventana (como en el cuento de Quim Monzó), me puedo imaginar en la proa de la balsa de piedra ibérica, pero con rumbo hacia Argel y no a las Azores.
(Aquí puede leer nuestra nota sobre La balsa de piedra.)

Seguidores

Archivo del blog